Glaucoma: la ceguera silenciosa

Glaucoma: la ceguera silenciosa

¿Por qué el glaucoma se conoce como la “ceguera silenciosa”?

El glaucoma no presenta síntomas en sus etapas tempranas y hasta la mitad de las personas con glaucoma ni siquiera saben que lo padecen. Se estima que es la segunda causa de ceguera en los países occidentales. Por eso, un diagnóstico precoz es fundamental para controlar la enfermedad antes de que se pierda visión.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico generalmente causado por una presión intraocular elevada. El nervio óptico es como un cable compuesto por más de un millón de fibras nerviosas que conectan la retina con el cerebro. A medida que avanza el glaucoma, las fibras del nervio óptico mueren y se desarrollan puntos ciegos en nuestro campo de visión.

¿Por qué el glaucoma es una enfermedad silenciosa?

La mayoría de las personas con glaucoma no notan ningún cambio en su visión hasta que el daño es grave. Normalmente, las manchas ciegas en el campo visual pasan desapercibidas y solo se hacen evidentes cuando el daño esta muy avanzado. Si todas las fibras del nervio óptico mueren, se produce una ceguera irreversible.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

El glaucoma resulta difícil de detectar ya que no presenta síntomas en sus inicios. Por eso es importante hacerse revisiones oftalmológicas regularmente. Aunque la medición de la presión intraocular es una prueba importante, esta no debe sustituir la revisión por un especialista. Recordemos que también existen glaucomas con tensiones oculares normales. Las pruebas diagnosticas modernas del glaucoma analizan la función y la anatomía del nervio óptico mediante campos visuales y tomografías de coherencia óptica.

¿Cómo prevenir el desarrollo del glaucoma?

Los daños ocasionados por el glaucoma son irreversibles. Por eso es tan fundamental la prevención y el diagnostico lo mas precozmente posible. Las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes familiares, los diabéticos, las personas con miopía o hipermetropia elevada o los mayores de 50 años deberían someterse a revisiones oftalmológicas periódicas.

¿Qué tratamiento existe?

El tratamiento consigue frenar su progresión y ralentizar la pérdida del campo visual. Cada tipo de glaucoma requiere un tratamiento diferente. No obstante, la mayoría de tratamientos van dirigidos a disminuir la presión intraocular mediante colirios o cirugías.

Leave a Reply

Your email address will not be published.